Leasing o Crédito: ¿cuál es la mejor opción?

Antes de tomar la decisión sobre la compra de un vehículo, inmueble u otros activos fijos, es importante revisar todas las opciones de financiamiento disponibles en el mercado, como leasing o crédito, y optar por la que más se encaje a tu necesidad y, claro, a tu capacidad de inversión.

Uno de los cuestionamientos más comunes es sobre las ventajas del Leasing frente al Crédito convencional. En este post, explicaremos las diferencias entre ambas modalidades.

Características del Leasing

  • Ante la solicitud de un Leasing, la institución puede conceder hasta el 100% del valor del bien.
  • El plazo puede llegar hasta 60 meses.
  • El pago de cuotas incluye el costo del bien, seguro y otros. 
  • Evita la inmovilización de capitales propios o acudir al crédito bancario. O sea, se mantiene libre la capacidad de endeudamiento del cliente.
  • El cliente puede optar por comprar el bien al finalizar el plazo(leasing financiero), o devolverlo a la institución financiera luego del término del plazo de arriendo(leasing operativo). Eso permite renovar el bien sin tener que hacer trámites de venta.

Características del Crédito convencional

  • El banco sólo permite financiar un 70% o 80% del bien en la modalidad de crédito.
  • Los plazos otorgados son generalmente de 36 a 48 meses.
  • El crédito queda registrado en las cuentas de la empresa, comprometiendo la capacidad de endeudamiento en caso de ser necesaria otra grande inversión.
  • Normalmente se pide un aporte de entrada entre el 10% y 15%  como garantía para la aprobación del contrato.
  • El bien queda a nombre del comprador, que debe hacerse cargo de seguros y otros impuestos correspondientes, a parte de las cuotas de crédito.
  • La responsabilidad por vender el bien para cambiarlo por uno más moderno queda a cargo del cliente.

 

¿Cuál conviene más?

Saber qué opción elegir para financiar tu bien va a depender de la capacidad de inversión que tengas, y de lo que desees para tu empresa. Si quieres adquirir un bien para ponerlo en operación inmediatamente, con la posibilidad de renovarlo sin mucha burocracia, la opción ideal será el Leasing, que viene con la ventaja de dejar libre tu capacidad de crédito en el banco. En todo caso, esta opción suele ser más válida para empresas.

Si eres una persona natural y quieres adquirir un bien para uso propio, el crédito puede ser una buena opción, ya que el desgaste del equipo será más lento y tendrás más libertad como dueño de este bien.

¡Pero ojo! No tengas en cuenta apenas el valor de la tasa de interés, pues este puede ser más bajo en el Leasing, pero después se le añaden costos asociados que aumentan la cuota mensual y te puede salir un valor parecido a la cuota en otros créditos. También puede pasar al contrario, que la cuota sea mucho más económica en un crédito convencional, pero éste durar dos años más, por lo que al final estarás pagando mucho más por el mismo bien.

¿Necesitas asesoría en la toma de decisión? Contacta a Broker Digital y te ayudamos a analizar las mejores opciones para lo que necesitas.



Conversemos whatsapp