4 opciones de financiamiento para vehículos usados

Al momento de comprar un vehículo, ya sea un auto o camión, muchas opciones de financiamiento pueden surgir. Existen diferentes modalidades que pueden darte ese pequeño empujón en el momento de invertir en un nuevo modelo.

Pero si prefieres ser más cauteloso y adquirir un usado antes de apostar por un vehículo nuevo, también se pueden encontrar varios beneficios para financiar esta inversión.

Aquí les presentamos cuatro modalidades de financiamiento más comunes para la compra de un vehículo usado, ya sea para uso particular o empresa:

 

  • Crédito tradicional

 

Este es el crédito común que se consigue a través de los bancos, los cuales normalmente cubren entre 80 y 90% del valor del producto que pretendes comprar. En ese caso, el Pie será de tu responsabilidad, a parte del crédito otorgado. En esta modalidad, los intereses suelen ser competitivos, con plazos para pagar que se pueden ajustar a tu situación particular. Ya el proceso para conseguir la aprobación de un crédito tradicional puede ser más lento o burocrático que en otras modalidades de financiamiento.

 

  • Leasing

 

En el Leasing, tú eliges el vehículo que quieres comprar y la institución financiera lo compra a su nombre, para luego entregártelo en arriendo. La duración de este contrato será acordada entre ambas partes, así como la posibilidad de pasar el vehículo a tu nombre luego de su término y del pago de la llamada “opción de compra”, que es la última cuota referente al pago del financiamiento.

En esta modalidad, la principal ventaja es que no se compromete la capacidad de endeudamiento, ya que no se considera un crédito a los ojos del banco. Además, el financiamiento suele ser del 100% del valor de compra y su aprobación es más rápida que en las demás alternativas.

Para saber más sobre los costos incluidos en un Leasing para vehículos, lea este artículo.

 

  • Consorcio

 

El Consorcio normalmente es ofrecidos por las mismas fábricas y bancos vinculados a las montadoras de vehículos. Al adquirir cuotas referentes a modelos usados, ellos te entregan una estimativa de plazo para que recibas el vehículo, siendo que este plazo se puede acortar caso seas “sorteado” en las típicas asambleas de consorcio que se realizan periódicamente. Para recibir el vehículo, basta mantener al día el pago de las cuotas y, al ser contemplado, podrás elegir el modelo de acuerdo con el valor de tu carta de crédito.

 

  • Financiación personal

 

Si quieres saltar a los bancos e instituciones financieras, siempre podrás hacer la compra con tu propia capacidad de capital de inversión. Las concesionarias de vehículos ofrecen diferentes alternativas para este caso. Aun así, normalmente la manera más asegurada para este tipo de negocio es a través de financiamientos externos, ya que así es posible mantener liquidez de capital y planear la inversión a mediano o largo plazo.

¿Necesitas asesoría para la compra de tu vehículo usado? Contacta ahora a BrokerDigital y te daremos todos los tips para una inversión rápida y segura. Tenemos más de diez años de experiencia y estamos relacionados a diferentes instituciones financieras para entregarte la alternativa que más se adapte a tu situación. ¡Cuenta con nosotros!