La diferencia entre Leasing Operativo y Renting

El Leasing Operativo y el Renting son dos soluciones de financiamiento bastante conocidas por las empresas. A pesar de que las dos modalidades se traten de una especie de arriendo de bienes activos, hay ciertas diferencias que pueden hacer que una sea más beneficiosa que otra, dependiendo de la situación. Aquí, explicamos algunas de sus principales características. 

Características del Leasing Operativo

En el Leasing Operativo, puedes acceder a bienes muebles (vehículos, máquinas) o inmuebles (oficinas, depósitos). El contrato es firmado con una empresa financiera que ofrezca esta modalidad de financiamiento, la cual tiene un stock previo de bienes. Estas generalmente están asociadas a flotas de vehículos, máquinas para minería o construcción, entre otros equipamientos que requieran capacitación, servicio técnico y mantención constantes, que normalmente son responsabilidad de la propia empresa de Leasing o de un tercero contratado. 

Diferente del Leasing Financiero, el Operativo no ofrece opción de compra al final del contrato. Esta modalidad es exclusiva para empresas o autónomos, siendo que los bienes deben ser utilizados apenas para fines de producción y profesionales.

El plazo y el valor de las cuotas son acordados en el contrato. Si necesitas, al final del tiempo estimado puedes renovar el acuerdo o firmar uno nuevo con otro producto de la misma empresa. 

Entre las ventajas, están: 

  • Disponibilidad inmediata de vehículos y máquinas.
  • Se puede financiar el 100% de la inversión.
  • La capacidad de endeudamiento no será comprometida. 
  • Amortización de gasto tributario.
  • Plazos flexibles. 
  • Mayor oportunidad de renovación tecnológica. 

Importante: Hay algunos servicios como seguros y mantenciones que suelen estar incluidos en el contrato de arrendamiento, pero eso puede variar según la empresa con la cuál estás negociando. 

Características del Renting 

A través del Renting normalmente se puede acceder a bienes muebles. En esta modalidad, el contrato es firmado con una empresa arrendadora, que posee flotas a la disposición para sus clientes. Es común con vehículos, máquinas de construcción, minería u otras. Como en el Leasing Operativo, no puedes elegir el modelo que tú deseas en el mercado, y sí el modelo que tenga disponible la empresa que te lo arrendará. Pero en este caso, tanto empresas como personas naturales pueden contratar un Renting. 

Los plazos en esta modalidad suelen ser más cortos que en el Leasing. La cuota mensual varía en función del vehículo contratado, del número de meses de contrato, los kilómetros establecidos y de los servicios que se elijan. Normalmente, las cuotas de Renting incluyen mantención, seguro y reparaciones.

Otras ventajas son: 

  • Beneficios fiscales por la deducción de las cuotas de arriendo, disminuyendo el importe en el pago de impuestos. 
  • Más flexibilidad cuanto a los plazos del contrato. Puedes devolver el bien, cambiarlo o arrendar más de uno cuando sea necesario. 

Importante: con Renting, no es permitido realizar modificaciones al vehículo ni a la máquina arrendada. Tampoco se puede subarrendar el uso del bien. Las reparaciones y mantenimiento deben siempre ser hechas en los talleres designados por el arrendador. 

Conclusión 

Finalmente, no hay una opción mejor que la otra. Entre el Leasing Operativo y el Renting, la modalidad más beneficiosa para ti será la que más se encaje a lo que buscas, tus necesidades y a tu capacidad de financiamiento. 

¿Necesitas ayuda para elegir? Contacta ahora a BrokerDigital y te daremos toda la asesoría gratuita en financiamiento. Así, podrás adquirir bienes para tu empresa con más facilidad y rapidez.