¿Qué es el Crédito Capital de Trabajo?

Para mantener el funcionamiento de una empresa, lo más importante es contar con un giro de capital que permita pagar, al menos, los costos fijos de insumos, personal, cuentas, entre otros. También puede ocurrir que se presente una oportunidad para crecer o llegue un pedido importante de parte de un cliente. A veces, principalmente en los inicios de empresas de pequeño a mediano porte, este flujo de dinero no es constante, lo que dificulta la tarea de mantener el negocio a flote. Para atender esas situaciones, las empresas requieren de recursos de manera inmediata o en muy corto plazo.

Pero siempre existen soluciones. En este caso, una de ellas es el Crédito Capital de Trabajo. A través de este financiamiento, la empresa podrá contar con apoyo financiero en corto plazo para cubrir los gastos durante un periodo determinado, trabajando así para el crecimiento y multiplicar los lucros del negocio.

Características del Crédito Capital de Trabajo

Este financiamiento es uno de los más frecuentes en el ámbito empresarial, ya que no siempre las empresas tienen la liquidez necesaria para atender la demanda y requerimientos operativos. Puede ocurrir algún imprevisto, como el atraso en el pago de algunos clientes. Algunos negocios pueden requerir de capital extra para sacar provecho a campañas especiales o temporadas (como Navidad), o incluso la necesidad de contratación de más personal. En todos esos casos, puede ser aconsejable acudir al sistema financiero en busca de ese capital extra.

Generalmente, esta opción de crédito es de corto o mediano plazo. Dependiendo del monto y de la actividad para la que se va a utilizar, se pueden establecer avales o garantías. Las condiciones específicas de cada crédito varían mucho, pues son calculados según la necesidad de cada cliente. Como empresario, es importante definir cuánto dinero efectivamente vas a necesitar y, en función a tu flujo de caja, elegir el mejor plazo para pagarlo.  

Por ser más fácil conseguir una aprobación, los préstamos de capital de trabajo dan a las empresas alternativas a los créditos tradicionales. El proceso de solicitud es mucho más simple y rápido, pudiendo ser completado en algunos días.

Es importante tener en cuenta que el capital que estás tomando prestado debe generar rentabilidad rápidamente. El Crédito Capital de Trabajo no es el instrumento adecuado, por ejemplo, para comprar maquinaria, vehículos, mobiliario u otros bienes de capital que van a ser explotados, no comercializados directamente. En ese caso, lo mejor sería tomar un crédito para activos fijos.

Requisitos básicos para conseguir un crédito

Dependiendo de la institución a donde se pida, los requerimientos pueden variar, pero normalmente entre los más recurrentes se encuentran los siguientes:

    • La empresa debe tener buen historial crediticio, con los pagos al día.
    • Presentar documentos legales y del flujo de caja de la empresa.
    • Especificar el uso que se destinará al crédito solicitado.
  • Contratar seguro, ya sea con la misma institución o con un tercero.

La incapacidad de financiarse en el corto plazo puede llevar al cierre de negocios que serían viables a más largo plazo. El acceso al crédito resulta así vital para que muchas empresas puedan ampliar o reforzar el capital de trabajo que necesitan para sostenerse en el mercado y crecer.

Si necesitas ese empujón para tu negocio, no dudes en contactar a BrokerDigital. Entregamos toda la asesoría gratuita para que puedas encontrar la mejor solución para tus necesidades y las de tu empresa.