Ley de pago a 30 días y los beneficios para tu empresa

Uno de los mayores frenos en el crecimiento de una empresa, principalmente en las Pymes, es la demora en los plazos de pago por los clientes. Actualmente, hay casos en que facturas por compraventa o prestación de servicios son pagadas a 60 días (o más) de su emisión, causando un quiebre en el flujo de caja y dificultando nuevas inversiones.

Para ayudar a regular y evitar este lapso de entrada de capital, en enero de 2019 fue aprobada por el Gobierno de Chile la Ley de Pago a 30 días (Ley No. 21.131). Con esto, será obligatorio el pago de facturas en el plazo de un mes, con cobro de intereses por cada día de retraso.

Características de la Ley de Pago a 30 días

A pesar de ser una Ley simple, hay detalles que el empresario debe conocer para cumplirla correctamente. Los principales son:

    • La aplicación de la Ley es gradual y estará completamente en vigor desde el febrero de 2021 para todas las empresas, sin importar su tamaño ni su sector de actuación.
    • Para el sector público, el plazo máximo de pago de 30 días corridos comienza a regir desde el 16 de mayo de 2019, con excepción de los Servicios de Salud, Cenabast y municipalidades que empezarán a implementarlo en junio de 2021.
    • La factura por pagar puede haber sido emitida tanto en un organismo público como privado.
    • Desde el enero de 2020 será obligatoria la emisión de guía de despacho electrónica para todas las empresas. Esto ayudará a determinar en qué momento se hizo la orden de compra y desde cuando comienza a correr el plazo de 30 días.
    • En caso de que los clientes compradores o acreedores incumplan los plazos establecidos por ley, deberán pagar intereses por retraso y una comisión fija por recuperación de pagos del 1% sobre el saldo adeudado.
  • Se podrá acordar un plazo de pago mayor a 30 días apenas mediante un Registro de Acuerdos de Excepción, que deberá ser inscrito en el Ministerio de Economía por ambas partes (proveedor y comprador).

Principales beneficios para empresas

La implementación de esta ley trae beneficios principalmente para las Pymes. Eso es por que se eliminará el tiempo de espera para que un cliente pague por tu servicio, agilizando la liquidez en tu flujo de caja y equilibrando la balanza entre las grandes empresas y las pequeñas.

Además, la obligatoriedad de las Guías de despacho electrónicas regulará los casos de “bicicleteo” en las facturas.

Por último, es sabido que muchas veces las empresas de mayor porte imponen sus políticas de pago frente a proveedores más pequeños. Con la regulación y la obligatoriedad de un Acuerdo de Excepción, las cláusulas abusivas o incumplimientos de los deberes serán considerados prácticas de competencia desleal e invalidadas.

Con esta nueva norma y con la ayuda de las diversas fuentes de financiamiento a las que puedes recurrir para optimizar la operación y gestión de tu negocio, el panorama para las Pymes mejora considerablemente.

Conclusión

La Ley de Pago a 30 días deberá traer mejoras a largo plazo para todo el mercado chileno, organizando las empresas en sus compras, ventas, facturas y pagos. Es de esperar también que su correcta instalación contribuya a optimizar la gestión financiera de estos negocios.

Pero recuerda que esta ley será aplicada de manera gradual durante dos años. Por eso, si eres empresario o emprendedor debes tener paciencia y planear tu flujo de caja a corto y mediano plazo, y así cubrir los meses en los cuales no habrá mucha entrada de capital.

Es importante también cumplir con tu deber y pagar las facturas dentro del plazo desde ya. Si necesitas capital para pagar tus deudas o hacer nuevas inversiones, contacta a BrokerDigital. Aquí te entregamos asesoría gratuita y ayudamos a encontrar las mejores soluciones financieras para tu negocio. ¡Escríbenos!