¿Qué es el riesgo para las instituciones financieras?

El riesgo existe para todos los tipos de empresas e inversiones. Para una institución financiera, no es diferente. El riesgo varía dependiendo del tipo de negocios que desarrolle, como ya explicamos en este artículo sobre riesgo vs. rentabilidad

En este caso, los riesgos bancarios tienen su administración regulada por los organismos supervisores de la banca en cada país. En Chile, la supervisión está a cargo de la Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras (SBIF), la cual es parte de la Comisión para el Mercado Financiero (CMF). Estos organismos aseguran que cada entidad bancaria tenga un nivel adecuado de capital para que pueda cubrir posibles pérdidas con dinero propio, y no público. 

Cada entidad financiera debe tener un capital proporcional a los recursos que posee y al nivel de riesgo al que los expone. Esta relación entre el capital propio y el riesgo se conoce como Nivel de Solvencia. La gestión de riesgos juega un papel crucial en la toma de decisiones de las instituciones financieras, ya que no solo prevé las posibles amenazas, pero también plantea escenarios de acuerdo con la capacidad de solvencia de la empresa. Este tipo de análisis repercutirá también en la institucionalidad y prestigio de la compañía.

 En el mercado bancario, existen diferentes tipos de riesgo al que deben estar atentos en cada inversión que realizan. Siga leyendo para conocerlos. 

Tipos de Riesgo Bancario

Riesgo de crédito: es el que asume un banco cuando presta dinero a sus clientes, o cuando concede un aval a una tarjeta de crédito. La entidad puede tener pérdidas por el motivo de que un cliente no cumpla con las obligaciones de crédito a las cuales se comprometió. Es por ese motivo que las instituciones financieras estudian el comportamiento y la capacidad financiera del cliente antes de aprobar un préstamo o financiamiento.

Riesgo de mercado: son las variaciones de cambio, de tipos de interés, de cotización de valores y títulos, etc. Los bancos están expuestos al riesgo de mercado por muchos frentes, ya que son empresas que operan internacionalmente. Las variaciones bruscas del dólar, por ejemplo, afectan a la economía a nivel mundial por ese motivo. 

Riesgo legal: toda actividad de una institución financiera debe cumplir los marcos legales, además de prever las consecuencias legales de las operaciones del banco con sus clientes y terceras partes.

Riesgo de liquidez: es la posibilidad de que se produzcan pérdidas excesivas por causa de las ventas de activos u otras decisiones tomadas a fin de disponer de recursos rápidamente. La banca tradicional consiste en prestar y guardar dinero, habiendo un gran número de normas y controles por parte del regulador para evitar que se produzca un problema tan importante como para que no disponga de liquidez.

Riesgo reputacional: los bancos se relacionan con la sociedad y en su actividad están expuestos a la pérdida de credibilidad. Este riesgo se activa cuando surgen reclamaciones de clientes. 

Riesgo por robos, siniestros y fraudes: hay que considerar los robos, fraudes informáticos, entre otras situaciones que expongan la poca seguridad del banco y del capital. Las medidas de seguridad en las entidades financieras, los controles que se realizan para cuadrar el balance diario, o los sistemas de seguridad en instrumentos, como los cheques, son claves para disminuir este riesgo.

Riesgo tecnológico: los bancos soportan sus procesos de negocio en la tecnología, la cual evoluciona rápidamente. Este riesgo está relacionado con los sistemas que utiliza cada banco para prestar servicios. Es consecuencia de los sistemas lentos, inconsistencias de información, errores en operaciones como transferencias, entre otros. Aquí también se considera el riesgo cibernético, como los fraudes de hackers. 

Riesgo operativo: es la tasa de fallo de operaciones bancarias, como inadecuados registros contables, debilidades en los controles y procedimientos, fallas en los sistemas, inexistencia de planes de contingencia, entre otras. Además de las consecuencias en forma de quebranto, cuando mejor sea un banco gestionando su riesgo operativo, menos provisiones tendrá que dotar por este concepto en su balance, lo que significa un mayor grado de confianza por parte del regulador.

Conclusión

Es necesario recordar que los riesgos no vienen solos, de forma que la misma cartera de créditos tiene además del riesgo de crédito, el riesgo de mercado, el riesgo operativo, etc. Por lo mismo, todo banco debe contar con un equipo especializado en gestión de riesgos, y la confianza de una entidad financiera dependerá de la eficiencia de esta en manejar todas las amenazas de la actividad de manera segura y consistente. 

¿Te gustó este artículo? Síguenos en las Redes Sociales para recibir más informaciones como esta.