Entienda cómo es la estructura de los buses

Diferente de los camiones y autos, que normalmente siguen una línea de producción de la propia marca, los autobuses en su mayoría son proyectados y armados en dos etapas, en dos fábricas diferentes. En seguida explicamos un poco más sobre las variantes del Chasis y de la Carrocería. 

Chasis 

La primera es el Chasis. Gran parte de los mayores fabricantes del mundo, como Mercedes-Benz, Volvo e Iveco, entregan una variedad de chasis proyectados para diferentes fines, ya sea transporte urbano o interurbano. 

Por eso, cada detalle de la estructura de un Chasis será importante para definir el diseño de la carrocería y la finalidad al que será aplicada. Entre las variaciones están: 

Motor: las variaciones de la potencia y torque del motor, así como el número de cambios en la caja de transmisión, será lo primero que podrá definir la fuerza y eficiencia para soportar el peso y distancias de recorrido. Así, el motor para transporte urbano será diferente al motor para transporte rodoviario. Por ejemplo, el motor urbano estará mejor preparado para marchas lentas y muchas paradas, mientras el motor para transporte interurbano tiene mejor eficiencia a distancias largas y velocidades constantes. 

Suspensión: el tipo de suspensión también es importante tanto para el confort del motorista y de los pasajeros, como para la preservación y seguridad de la estructura del autobús en caminos mal conservados, en el traspaso de obstáculos, etc. 

Ejes: el número de ejes es lo que define el tamaño de la estructura del autobús y la capacidad de pasajeros que éste podrá transportar. Cuanto más ejes, más peso podrá soportar la estructura, pues estará mejor distribuido en las ruedas. Pueden ser 6×2, 4×2, 6×4, etc. 

Peso: también el material con el que están hechos los chasis es importante para la eficiencia en su funcionamiento. Mientras más livianas sean las piezas, sin perder su resistencia, se resta peso de la estructura para permitir mayor capacidad de pasajeros, y así lograr que el motor funcione bien mismo con el autobús lleno. 

Existen otros detalles que podrán definir el uso del chasis y la estructura ideal para su aplicación, como los frenos, el tipo de combustible, etc. Así, los fabricantes de carrocerías saben la cantidad de pasajeros que un ómnibus será capaz de transportar, además de las distancias que podrá recorrer en los viajes con una mejor eficiencia y ahorro de combustible. 

Carrocerías

Es en base al modelo del Chasis que las fabricantes de carrocerías proyectan la parte interna de los buses. Empresas como Marcopolo y Busscar son las más populares. Éstas diseñan el modelo según la finalidad y confort deseado para el tipo de transporte al que será destinado el autobús. Estas fábricas son las responsables por:

Confort: existen carrocerías para diferentes finalidades en el transporte de pasajeros. En el transporte urbano, el confort contará con asientos cómodos, aire acondicionado, ventanas grandes, etc. Ya en el transporte interurbano, la variación va en los tipos de asiento (cama/semicama), la existencia de baños, el apoyo para pies, la cantidad de asientos dentro del ómnibus, entre otros detalles.

Accesibilidad: en el transporte urbano la accesibilidad es muy importante debido a la variedad de pasajeros que utiliza buses como locomoción diaria. Una carrocería con buena accesibilidad es la que tiene peldaños bajos, rampa y cinturón para silla de ruedas, espacio suficiente para circulación dentro del bus, presencia de botones de parada, entre otros.

Seguridad: la seguridad de los pasajeros es responsabilidad tanto de la fabricante de chasis como de la de carrocerías. La resistencia de la estructura, la presencia y eficacia de los cinturones, luces de emergencia, salidas de emergencia, entre otras obligaciones deberán ser consideradas de acuerdo con el tipo de transporte y las distancias. 

Tecnología embarcada: en la tecnología embarcada se considera tanto las herramientas disponibles para el chofer, como computadores a bordo, controles, etc. Como para los pasajeros: wifi, televisores, puntos de recarga de celular son cada vez más comunes en los nuevos modelos de autobús que empiezan a circular actualmente. 

Maniobrabilidad: otro detalle que debe ser pensado en conjunto entre el chasis y la carrocería es la maniobrabilidad. Parabrisas con buena visión, espejos amplios con controles eléctricos, alarma de marcha atrás, son algunas de las comodidades que el chofer podrá tener al manejar gracias a una carrocería bien proyectada.

Existen diversos modelos de carrocería que pueden encajar a un mismo tipo de Chasis. La resistencia de la carrocería es un factor esencial en el nivel de seguridad pasiva de cualquier autobús. Su resistencia puede mitigar las consecuencias en caso de accidente. 

No es recomendable que una fabricante de carrocerías haga alteraciones al chasís. En caso de que sea necesario, la responsabilidad frente a un accidente será suya. 

¿Te interesa este artículo? Síguenos en las redes sociales para recibir más informaciones como ésta.