Conoce 5 diferentes tipos de Fondo de Inversión Privados

En un artículo anterior explicamos qué son y cómo funcionan los Fondos de Inversión Privados (FIP). Ahora, profundizaremos un poco más en algunos de los principales tipos de FIP existentes. ¡Acompáñanos! 

Los Fondos de Inversión Privados (FIP) son un medio de financiación colectivo que invierte en empresas y activos que no poseen acciones públicas. Los grupos de FIP pueden ser formados desde 2 hasta 49 inversionistas que no sean familiares ni instituciones. 

Tipos de Fondo de Inversión Privados

Ahorro Previsional Voluntario (APV): es un mecanismo que permite a profesionales dependientes o independientes ahorrar sobre lo cotizado obligatoriamente en sus AFP. Eso puede ser hecho a través de Cotizaciones Voluntarias, Depósitos de Ahorro Previsional Voluntario o Depósitos Convenidos. Así, los trabajadores y los imponentes de regímenes previsionales pueden mejorar el monto de su futura pensión o incluso adelantar la fecha de su jubilación. Esta modalidad se ofrece a través de planes de inversión como cuotas de fondos mutuos, seguros de vida con APV, cuotas de fondos de inversión, entre otras, que pueden ser encontrados en las mismas AFP, o en Compañías de Seguros, Administradoras Generales de Fondos, Corredores de Bolsa, Agentes de Valores y en Bancos. 

Deuda privada: es la inversión en instrumentos privados de deuda o contratos de arrendamiento con promesa de compraventa. Mediante la adquisición de un bono, el inversionista realiza un “préstamo” al emisor de ello a cambio de un compromiso de retorno a plazo con rentabilidad fija. Es considerada un fondo privado pues el préstamo original queda dividido en múltiples contratos representados por títulos, adquiridos separadamente por inversionistas a cambio de recibir rentabilidad por los intereses correspondientes. Se puede invertir en bonos de pagarés, títulos de deuda y de crédito, deuda de securitización, facturas, deudas de fondos mutuos hipotecarios, entre otros instrumentos que representen deuda privada. 

Venture Capital: es un tipo de Fondo de Capital de Riesgo. La inversión suele ser de cuotas no muy altas, aplicadas a empresas que están en la fase inicial o de desarrollo, por lo que son altamente riesgosas ya que no presentan historial de resultados. Así, el mecanismo se basa principalmente en la confianza del inversionista a las perspectivas de rentabilidad con en el crecimiento del negocio. Las empresas más susceptibles a ese tipo de inversión son las Startups tecnológicas o con fuerte componente innovador, que crezcan rápido. 

Private Equity: son las inversiones en empresas en sólido crecimiento o ya consolidadas, pero que no poseen acciones públicas en la bolsa de valores. Los fondos o sociedades invierten en estas compañías privadas a cambio de un porcentaje de participación, que puede llegar hasta al 100%.  

Depósito a plazo: es el depósito personal a una entidad bancaria por un tiempo predeterminado, que resultará en un rendimiento de intereses. El retiro de este dinero sólo podrá ser realizado al término del plazo acordado inicialmente, aunque existe la modalidad en donde los intereses son pagos periódicamente mientras dure la operación. Si lo desea, luego del vencimiento del depósito el inversionista puede solicitar una renovación del plazo. Esta modalidad brinda mayor rendimiento que los depósitos a la vista, por lo que es una buena alternativa de inversión. 

¿Pretendes invertir o necesitas capital para tu empresa? Contacta a BrokerDigital para recibir asesoría gratuita sobre financiamientos y fondos de inversión, entre otras soluciones financieras. ¡Aprovecha esta oportunidad!