¿Qué es y para qué sirve el EBITDA?

Existen diferentes maneras de analizar el estado financiero de una empresa. Los balances generales y los estados de resultados son los más utilizados, pues ayudan a planificar inversiones, además de ser fundamentales para la aprobación de créditos en instituciones financieras. Incluido en estas informaciones está el índice EBITDA. 

Haz click aquí para entender la importancia del Balance comercial.

¿Qué es el EBITDA? 

Es un índice imprescindible en un análisis fundamental de una empresa. No forma parte del estado de resultados en sí, pero está muy relacionado a él. Las siglas representan su significado en inglés: “Earnings Before Interest, Taxes, Depreciation and Amortization”, o sea, ganancias antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización. 

Es el beneficio bruto que tiene la empresa por la explotación de su actividad productiva, antes de deducir los gastos financieros referentes a la operación comercial. Básicamente, el EBITDA permite conocer el rendimiento base que dispone la empresa y su capacidad para asumir futuras deudas e inversiones en el proyecto. Si el EBITDA indica un número positivo, significa que el proyecto puede ser rentable, pero es importante acordarse de que el lucro real dependerá de la gestión de costos, resultado encontrado apenas a través del balance general de la empresa. 

Por eso, el EBITDA jamás debe ser el único índice por considerarse al momento de analizar los resultados de un proyecto. Siempre debe ser comparado con el estado de resultados o con el balance general para sacar el lucro real de las operaciones, dónde se descuentan los costos de operación y ventas del valor total del EBITDA. 

¿Para qué sirve el EBITDA? 

La principal utilidad del EBITDA es que muestra los resultados de un proyecto sin considerar los aspectos financieros o fiscales. Es un índice útil para hacer comparaciones básicas del historial de ganancias de la empresa a lo largo de los años de operación. También puede ser utilizado por inversionistas para tener una idea general de los beneficios brutos de diferentes empresas u operaciones, ayudando en tomas de decisión. 

Por ser un indicador que no considera los gastos financieros como intereses de deuda, costos tributarios, depreciaciones y recuperaciones de inversión, es habitual usarlo como cociente base para sacar cálculos de inversiones, ventas o endeudamientos contraídos en diferentes períodos de tiempo. O sea, dice el dinero que le queda a una empresa para pagar sus deudas una vez restados sus gastos más importantes. 

Es importante resaltar que, dado que no incluye todos los gastos de la empresa, el EBITDA no refleja el flujo de caja total de la actividad. Considerarlo de esta manera puede resultar engañoso y llevar a malas decisiones, comprometiendo el futuro de la empresa. 

O sea, una empresa que contrae un pasivo elevado para financiar su crecimiento venderá más y el EBITDA será muy positivo. Pero eso no quiere decir que haya más lucro o rendimiento, pues no está considerada la deuda del pasivo en este índice. Por eso lo frecuente es utilizarlo en comparación con otros indicadores.

Descubre aquí los dos pasos para solicitar análisis de crédito con BrokerDigital. 

Conclusión

Todos los índices y cálculos financieros son muy importantes para estudiar la situación económica y operativa de una empresa. Es fundamental tener conciencia de la función de cada uno de estos números, y siempre trabajar con los aspectos comparativos para sacar los resultados reales a lo largo del tiempo. Solo así, será posible tomar decisiones ordenadas con base a datos concretos, no poniendo el peligro el futuro de tu negocio. 

Si necesitas cualquier asesoría en temas financieros para realizar futuras inversiones o solicitar financiamientos para tu empresa, no dudes en consultar al equipo de BrokerDigital. Tenemos más de diez años de experiencia y entregamos asesoría gratuita para ayudarte a crecer. ¡Contáctanos!