La importancia del mandante o deudor en un Factoring

Cuando las empresas necesitan soporte financiero para hacer nuevas inversiones o cubrir gastos de operación, una de las soluciones más inmediatas a la que pueden recurrir es el Factoring. 

Aquí en el blog de BrokerDigital ya publicamos algunos artículos sobre el tema. Puedes leer haciendo click en este enlace un texto que explica como funciona esta modalidad de financiamiento. 

Básicamente, cuando tu empresa necesite dinero de manera inmediata, puedes buscar una institución financiera que ofrezca el servicio de Factoring, a la cual deberás entregar las facturas por servicio prestado que tienes pendientes de pago. Ellos, entonces, harán una oferta del valor que podrían adelantarte respecto a la deuda de facturas que tienes por recibir. Luego de notificar a los deudores (tus clientes), la financiera pagará una buena parte del importe facturado y después quedará a cargo de hacer la cobranza al deudor real dentro del plazo acordado inicialmente con cada uno (30 o 60 días), pagándote el monto restante cuando esto suceda. 

Los participantes del Factoring

Por lo tanto, participan del proceso de Factoring tres partes:

  • el Cliente de Factoring, que es tu empresa, la que emite las facturas por servicio prestado y que necesita la cobertura de liquidez inmediata.
  • el Factoring, que es la entidad financiera contratada para adelantar el valor de las facturas a cambio de un porcentaje de interés, y luego se responsabiliza por cobrar el pago de las facturas al Deudor original. 
  • el Deudor que, aunque no haga parte del proceso de firmar contratos para el financiamiento de Factoring, tiene un papel muy importante en los resultados de este. 

El papel del Deudor en el Factoring

Existen diferentes tipos de Factoring disponibles en el mercado financiero. Pero los principales son dos: el Factoring con Recurso y el Factoring sin Recurso. 

En el con Recurso, el contratante entrega las facturas al Factoring y éste notificará a los deudores de tales servicios sobre el acuerdo. Si éstos no cumplen el plazo de pago, lo deberá asumir la empresa contratante. Si la empresa se niega a hacerlo, podría generarse un juicio. 

En el sin Recurso, en caso de no pago de las facturas por pago de los deudores, la responsabilidad por su cobertura será del Factoring. Así, no podrá ser reclamado el pago de facturas a la empresa contratante y tampoco deberá haber disputas legales al respecto. 

Entonces, parece simple entender que el papel del Deudor en un Factoring es fundamental para el buen funcionamiento de éste. La empresa que busca financiamiento contrata la entidad financiera con base en la confianza de que sus deudores le pagarán las facturas dentro del plazo. Además, los Factoring harán un análisis de la cartera de clientes de dicha empresa para asegurarse de que exista una frecuencia positiva en los ingresos, significando que los deudores cumplen con los pagos de las facturas correctamente. 

El riesgo de que el Deudor no pague sus facturas es uno de los principales dentro del análisis de crédito de Factoring. Por eso, aunque el Deudor no sea una de las firmas en el contrato, todavía resulta ser uno de los personajes más importantes en este acuerdo. 

¿Ves? La confianza y organización son algunos de los principales factores a considerar en cualquier tipo de contrato y acuerdo financiero, sea personal o entre empresas. 

¿Te gustó este artículo? Visita nuestras redes sociales y nuestro blog para enterarte de más informaciones como ésta. 

Y si el Factoring te pareció una solución interesante para las urgencias financieras de tu empresa, no dudes en contactar a uno de nuestros consultores de BrokerDigital para recibir asesoría gratuita. Te ayudamos a conseguir el financiamiento ideal para lo que tú necesitas. ¡Aprovéchalo!